2

Maurice jarre-Witness.

Resultado de imagen de maurice jarre witness

A mediados de los años 80 del siglo pasado, Maurice Jarre comenzó a utilizar los sintetizadores en sus scores inclinado por el éxito que empezaba a tener su hijo Jean Michel con sus álbumes en solitario. Hasta entonces su estilo sinfónico era evidente por ejemplo en sus bandas sonoras más conocidas. Los resultados de estas músicas sintetizadas, más bien fueron dispares, aunando algunas partituras muy solventes y otras que fueron auténticos desastres. Dentro de las primeras, encontramos la banda sonora que compuso para el film de 1985 Único Testigo dirigido por Peter Weir y protagonizado por Harrison Ford y  Kelly McGillis.

Resultado de imagen de maurice jarre witness

Como en todos los títulos de Weir, el film resulta atractivo y muy bien dirigido, explotando sobremanera el entorno de la comunidad amish, la trama de intriga y sobre todo la atracción sexual entre un policía de ciudad y una mujer amish encastrada en las costumbres del siglo XIX.

Raquel, una joven mujer amish, queda viuda. Ella junto a su hijo se dirigen a la ciudad a coger un tren que les lleve a Baltimore para ver a su hermana. Esperando en la estación el chico presencia un asesinato y distingue a uno de los asesinos que resulta ser un policía. John (Ford) interroga al chico y descubre que hay por medio una trama de corrupción policial, por lo que decide preservar la vida del muchacho escondiéndose con ellos en la comunidad amish que vive enclaustrada en el pasado.

Jarre utiliza tres elementos diferenciados en el score de esta película. El primero se basa en una serie de temas atmosféricos que muestran la vida en la comunidad amish, son de estilo onírico, como si nos estuviera mostrando con acordes algo placentero y ensoñador. En realidad la vida en esta peculiar comunidad, tiene algo de irreal, y la música capta de maravilla la inocencia de sus costumbres y por ende también la del niño.

En un segundo plano podemos distinguir algunos cortes con música más estridente, que son adjudicados a los malos de la cinta. Estos aparecen en la escena del asesinato, cuando persiguen al personaje de Harrison Ford para matarlo, o también cuando una vez han encontrado su escondite, irrumpen a tiros en la granja.

En el tercer y último elemento, descubrimos los temas dedicados al enamoramiento y la tensión sexual entre los personajes de John y Raquel. Sin duda, estas músicas son las menos desarrolladas y planas del score, Jarre podía haber explotado mucho mejor la atracción que siente el uno por el otro, por otra lado, parte esencial del film.

Por último, y no lo incluyo en ninguno de las tres piezas, Jarre compone uno de los mejores temas de sus carrera para las escenas dedicadas a la construcción del granero. Una pieza desbordante, que va in crescendo conforme avanzan los trabajos, y que muestra el compromiso y la solidaridad que exhiben los amish unos con otros. Es una música que se podría relacionar, por ejemplo, con la que compusiera Victor Young para la secuencia del árbol en Shame (1952). No me refiero a que sea parecido a la música en sí, sino a que las intenciones son las mismas, mostrar que cuando el ser humano se une y lucha contra las adversidades codo a codo, es capaz de cualquier cosa.

Me gusta(4)No me gusta(0)

2 comentarios a Maurice jarre-Witness.

  • Jorge  dice:

    Coincido del todo

    Me gusta(0)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>