0

Paul McCartney-Ocean´s Kingdom.

Resultado de imagen de paul mccartney ocean's kingdom

Cuando uno comienza una reseña o escrito sobre un nombre tan importante para la música como el de Paul MacCartney, se siente un poco cohibido y se pregunta qué puede decir que no se haya expuesto ya sobre este autor. Su trayectoria dentro de la música es de sobra conocida y comentada, a excepción de una pequeña parte de la misma, que no ha merecido el mismo interés que por ejemplo su carrera con The Beattles u otros acercamientos a la música pop, ya sea en diferentes grupos o en solitario. En esta ocasión me dispongo a comentar una de las obras clásicas, o de concierto que el inglés ha compuesto, me refiero a la última hasta la fecha “Ocean´s Kingdom” (2011).

Resultado de imagen de paul mccartney 2011

Aunque ya había escrito la música para alguna película, el comienzo en el mundo de la música clásica le llegaría a partir de 1991, cuando recibió un encargo por parte de  la Real Sociedad Filarmónica de Liverpool. Fue una pieza musical para celebrar su sesquicentenario, hecho que aprovechó para escribir un oratorio que se llamó  “Liverpool Oratorio”.  Para ello contó con la participación de la Orquesta Filarmónica de Liverpool, el coro de la Catedral de dicha ciudad, y por ejemplo la prestigiosa cantante de Ópera Kiri Te Kanawa, todos dirigidos por el no menos conocido Carl Davis. Después de esta obra, por cierto muy criticada por la prensa, al igual que todas sus obras clásicas posteriores, siguieron otras composiciones como “Standing Stone” en 1997 o “Working Classical” en 1999. Cabe reseñar que a pesar de las malas críticas de los medios de comunicación, sobre todo los escritos, cada uno de estos álbumes, alcanzaron el número uno en las listas de música clásica tanto en Reino Unido como en Estados Unidos.

Pero centrémonos en la obra en cuestión de la que vamos a hablar. “Ocean´s Kingdom” es un proyecto que parte en 2011 como ya hemos mencionado, cuando el Ballet de la ciudad de Nueva York, le solicita la composición de un Ballet para ser representado durante la temporada 2011-20012. Paul comenzó a trabajar inmediatamente en la escritura de esta obra, bregando codo con codo con el director de la misma y coreógrafo Peter Martins.

El ballet relata una historia de amor entre dos mundos imaginarios, el reino oceánico Y el terrestre. Por supuesto, además de los personajes de los más atractivos y benévolos, encontramos otros cuya maldad amenaza la vida en el océano. Según McCartney, el amor surge cuando la tierra se encuentra con el agua.

El estreno del ballet Ocean’s Kingdom tuvo lugar en la gala de otoño NYCB el 22 de septiembre de 2011, obteniendo nuevamente críticas negativas de rotativos como The Guardian.  La música de divide en cuatro movimientos.

El primero de ellos “Movement I: Ocean’s Kingdom” de 14 minutos de duración, representa de forma onírica la vida oceánica. MacCartney recrea de modo delicioso el mundo y las criaturas que habitan en este Reino. Siendo este auspiciado por un motivo ascendente de cuerdas, de bonita melodía y aires nostálgicos pero mágicos, que evocan este particular Universo.

“Movement II: Hall of Dance” es un movimiento más rítmico, donde los personajes del Ballet recrean sus particulares bailes en un espacio designado para ello. El compositor hace uso, en esta pieza de 16 minutos, de los instrumentos de viento, metales y percusión, para acompañar enérgicamente los bailes de los personajes. Véase por ejemplo la utilización de un motivo de trompeta, o el de otros instrumentos como los timbales e incluso la pandereta, todo eso conjugado con un ritmo trepidante, que se torna más calmado tras un bello motivo de flauta y cuerdas, tras el que de nuevo se sucede la música más movida.

Solos de violín abren el tercer movimiento, “Movement III: Imprisonment”, una pieza impresionante tanto en su aspecto compositivo como el interpretativo. La belleza del tema es claramente evidente, manteniendo la cuerda un dialogo sugerente con instrumentos como el oboe o el clarinete. Constantes replicas, que son cortadas en ocasiones por la aparición de un motivo más siniestro de percusión y metales, que vienen a suponer la voz de los personajes malvados de la acción.

Con “Movement IV: Moonrise” acaba esta partitura, un tema de corte muy inglés, en la mejor tradición de los compositores clásicos del Reino Unido, como Vaughan-Williams por ejemplo. Es significativo el uso de un motivo onírico de flauta, así como el empleo de toda la orquesta al unísono, como bien hiciera Malcolm Arnold en sus sinfonías. De nuevo metales, y percusión en un registro más fuerte vuelven a acompañar las andanzas maquiavélicas de los malvados de turno.

En resumidas cuentas, una obra muy bien ejecutada y estructurada, que demuestra la versatilidad compositiva de un autor que venía del pop, pero que ha demostrado a través de sus anteriores composiciones clásicas, y esta que acabamos de reseñar, que se desenvuelve bien en cualquier faceta de la música. Para el aficionado que quiera disfrutar de esta música, puede hacerlo a través de plataformas digitales, o adquiriendo el CD editado por el sello discográfico Decca Records.

 

Me gusta(1)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>