0

Alexandre Desplat, La forma del agua.

Imagen relacionada

Por Rick Mellis.

¿El cine tal como lo hemos conocido ha muerto? Es la pregunta que deberíamos hacernos viendo algunas de las películas que están en cartelera en la actualidad. Que el año pasado se otorgaran la mayoría de los Oscars a “La La Land” viene a incidir en la pregunta antes pronunciada, otro ejemplo de que en el Hollywood actual se rigen por las modas y no por la calidad. No contentos con ese agravio, este año los académicos han nominado con 13 premios al film de Guillermo del Toro “La forma del agua”. Siendo sincero, hubo momentos durante el visionado de la cinta que casi abandono el cine. Del Toro nos vende esta película como un cuento de hadas entre una chica muda que trabaja como limpiadora y el monstruo del pantano, nada más lejos de la realidad. En la película, por cierto con un guión totalmente previsible, podemos ver explícitamente el rechazo del pueblo norteamericano de los años 50 a los homosexuales y negros. “La forma del agua” es un quiero y no puedo durante sus dos horas de metraje, una sin razón que se salva en ocasiones por las actuaciones de  Octavia Spencer y Richard Jenkins, sin duda la más destacable. Resumiendo, esta película no es merecedora de 13 nominaciones al Oscars, el porqué las tiene, eso es una pregunta indescifrable, o los académicos están locos o el cine que hemos conocido ha muerto. Al acabar su visionado, uno echa de menos los films de serie B de la Universal sobre el monstruo del pantano, muy superiores a este despropósito firmado por el señor Del Toro.

Resultado de imagen de alexandre desplat the shape of water

En cuanto al apartado musical, más de lo mismo. Del Toro dio a Alexandre Desplat, el autor de su score, las instrucciones de tratar el apartado musical como si de una historia idílica de cuento de hadas se tratara. Así Desplat, escribe un tema afrancesado con toques de acordeón incluidos, para referenciar a la protagonista. Un tema muy bello, pero totalmente incoherente y sin sentido dentro de este film. El argumento ni es idílico ni tiene nada de mágico. Tendría sentido si la chica tuviera ascendencia francesa, que no es el caso. Esta música iría a la perfección para Amelie, por ejemplo,  pero no para este personaje. Además la melodía recuerda a otras muchas músicas del autor. El tema será utilizado como leitmotiv central y desarrollado como love theme de la pareja.

El Desplat más interesante de esta partitura aparece cuando escribe una serie de cortes dedicados al aspecto intrigante de la trama, con música suave de cuerdas y vientos, que inciden en lo misterioso. En otro contexto sería música del montón, pero aquí es lo mejor como música de cine propiamente dicha, es decir que ayuda al desarrollo del film.

Por último cabe reseñar el motivo de música más dura, con empleo de cuerdas y percusión para el personaje del malvado de turno interpretado por Michael Shannon, y otros motivos de acción, como el que acompaña la secuencia del escape de la chica y la criatura.

Una partitura fallida, galardonada con infinidad de premios importantes, que casi con toda seguridad va a ser premiada con el Oscar. Los tiempos han cambiado, y parece que hoy en día se apuesta por la banal por no decir algo más fuerte, y se otorgan premios a lo que está de moda, dejando fuera otros films, o bandas sonoras en este caso, que serían más merecedoras.

 

Me gusta(1)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>