0

Miklós Rózsa, Ben-Hur nueva edición Tadlow Music.

Comienza el film, en pantalla podemos escuchar la obertura de mano de la orquesta de la Metro Goldwyn Mayer y la maravillosa dirección del compositor Miklós Rózsa.

Esplendida como de costumbre, en ella podemos encontrar algunos de los temas que van a marcar el devenir de la historia, destaca el poderío de la interpretación, junto con el apasionamiento de una música maestra, señas de identidad del genio húngaro. De aquí en adelante encontraremos cortes que aúnan tanto la espectacularidad, como la sensibilidad, configurando la mejor partitura para cine que se ha escrito jamás.

A lo largo de los años, se han sucedido los álbumes que recogían la música de esta película ganadora de once Oscar de Hollywood. En su mayoría versiones en LP o CD del score original grabado entre 1958 y 1959. En otras, era el propio compositor el que la versionaba con otras orquestas, o directores que ofrecían su particular versión. No entraremos aquí a debatir cada una de ellas, cuando lo que nos ocupa es hablar de la última grabación que se ha realizado al respecto.

De la mano del productor James Fitzpatrick, y dentro de su sello Tadlow, donde el británico viene haciendo una gran labor de recuperación de bandas sonoras clásicas, nos llega esta nueva grabación de la obra maestra de Rózsa.

Cuando uno mete el disco en el aparato lo primero con lo que se encuentra es, lógicamente, con la obertura que ya visionando la cinta nos había puesto la piel de gallina. Desde el primer segundo, se puede advertir que el tempo de esta nueva versión es mucho más lento que la original, no se aprecia el virtuosismo y el apasionamiento desplegados por Rózsa, y mucho menos el alma de la obra. Se de buena gana, que las intenciones de Fitzpatrick y el resto del equipo con Nic Raine y The City of Prague Philharmonic Orchestra and Chorus a la cabeza han sido las mejores, pero la verdad, es que está nueva grabación no tenía mucho sentido, más allá de saciar un capricho personal. Pues bien, el trabajo aquí está, pero los resultados distan mucho de llegar a la calidad de lo ofrecido por el húngaro.

Siguiendo con la escucha de los cortes que forman el álbum, nos encontramos por ejemplo con algunas de las marchas romanas, que por desgracia no están muy logradas, al igual que el solo de violín a cargo de Lucie Svehlova en “Ring for freedom” máximo exponente de la sensibilidad creativa de Rózsa, que aquí no transmite ese desgarro emocional que si lograba la primigenia.

La verdad es, y no quiero ahondar mucho más en la brecha, que esta versión es una amalgama de temas descafeinados, de lo que fue una portentosa y poderosa banda sonora. Con los años, el perfeccionamiento de la Filarmónica de Praga ha sido evidente, hoy en día se nota su mejora desde aquellas grabaciones de música de cine que hacían hacia finales de los 90. Unos compositores se les dan mejor que otros, llegando a acercarse mucho a las originales, pero no es el caso de Rózsa, que sea por lo que sea les cuesta un poco más llegar a su punto de perfección. Por salvar algo de esta nueva Ben-Hur, la parte de los coros es sin lugar a dudas la más lograda.

Me gusta(2)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>