0

Alejandro Román, Spirit of Nature.

 

De vez en cuando, dentro del pobre estado actual de la música aplicada a las imágenes, aparece un compositor o una obra que se desdice de lo que se viene haciendo en estos tiempos. La verdad es que se agradece, porque en ocasiones uno piensa que cuando ya nos estén compositores como Ennio Morricone o John Williams, el apartado musical cinematográfico va a quedar tremendamente vacío.

Una de estas músicas que me han llamado la atención es la banda sonora para el documental Spirit of Nature de Alejandro Román. Román es un compositor madrileño al que llevo siguiéndole la pista desde hace años. He de confesar, que lo primero que escuche de él fue música para concierto en diversos álbumes. El madrileño ha compuesto numerosa música de concierto, algunas de las cuales han sido editadas por el prestigioso sello Naxos. El autor ha realizado composiciones para diferentes films y obras audiovisuales, así como es destacado su trabajo como orquestador y arreglista, para por ejemplo el compositor Sergio Moure. Además de todo lo dicho, es doctor en Filosofía y profesor de composición y orquestación para el medio audiovisual en el Real Conservatorio de Música de Madrid. También hay que añadir que ha escrito varios libros de música para la imagen, así como un libro titulado Manuel De Falla y La Filosofía Española, todos ellos muy recomendables.

En lo referente a la música de este documental del fotógrafo naturalista Ángel Araujo destinado al Centro de Visitantes del Parque Nacional de Cabañeros en Toledo, Román crea una obra cercana a las músicas que se hicieran en los documentales de Narada Televisión, un ejemplo de ello lo encontramos en Millennium: Tribal wisdom and the modern world de Hans Zimmer. La obra está compuesta para piano, sintetizador y samplers.

Se podría dividir en dos partes. La primera estaría dedicada a las diferentes estaciones, y en el disco reciben el nombre de “Four Seasons”. Tras un intro de sintetizador y samplers que imitan la percusión, el compositor da entrada a un suave motivo de sintetizador, que da paso a la melodía central de piano dedicada a la primavera. Es una música de estilo minimalista, sobre todo en lo expuesto por el piano. Este es secundado por samplers que imitan la percusión y las cuerdas, ofreciendo un sonido ambiental apacible, pero movido a la vez, al igual que el comienzo de la primavera, donde la aparición de los primeros calores se funde con los últimos fríos.

El corte asignado al verano mezcla tanto los sonidos rítmicos y étnicos de percusión sampleada, con otros propios del parque como el de los animales. Estos últimos grabados in situ e insertados con muy buen acierto en la composición. Este tema, aunque en ocasiones tenga momentos más calmados, destaca por su movimiento más rítmico.

Una de las mejores músicas del disco, la encontramos en el tema del otoño. Es primeramente comenzado con esta percusión sampleada más movida, para ser a continuación el piano y los sonidos de los animales, los que den entrada a un vigoroso y muy atractivo motivo de percusión e imitación de cuerdas, con interludios de piano de melodía minimalista realmente magistrales que van en ascenso sonoro.

Para acabar esta primera parte, Román inserta la música del invierno. Quizás una composición más ambiental, con sonidos en suspensión de los sintetizadores, casi congelados, pero meditativos y bellos, en un primer comienzo, para a través de la inclusión de la percusión, adquirir un aspecto más obsesivo en ocasiones.

En la segunda parte, Alejandro crea una serie de temas, la mayoría de melodías sosegadas y ambientales, con el sintetizador y percusiones sampleadas como principales alicientes, entre las que destacan algunos como “Human Natural History”, una maravilla de casi ocho minutos de duración, en el autor da prestancia a una melodía de flauta étnica ejecutada por el sampler, mezclado con percusiones y otros sonidos, en los que incluso ejecuta leves inserciones de músicas de estilo árabe. Lo mejor de esta pieza, sin duda, es la segunda parte, una suave y elegante melodía de sintetizador, con imitación de flauta de fondo, a la que se le une un precioso motivo de piano de sonido melancólico, pero muy bello.

Una obra muy interesante de un compositor no menos atrayente. Para el aficionado que quiera hacerse con esta música, decirles que la pueden adquirir tanto en formato digital como en físico, a través de la página web del autor, o en la de Mousike Ediciones Musicales.

Me gusta(1)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>