0

Hans Zimmer, Más allá de Rangún.

Hace unos días hablaba con un aficionado a la música de cine, entre otras cosas, estuvimos debatiendo sobre la utilización de los sintetizadores y de algunos compositores que los usan habitualmente. Ante mi sorpresa mi interlocutor me decía que la música de gente como Vangelis o Hans Zimmer no tenía valor y que era muy mala, incluso que lo que más detectaba de Jerry Goldsmith, era precisamente sus scores en los que metía los sintetizadores. Tras rebatirle y hacerle ver lo equivocado que estaba, llegué a la conclusión de que no había escuchado ni un uno por ciento de la obra de los dos autores que había mencionado.

Por supuesto en sus oídos tampoco había pentrtrado el score de uno de los músicos mencionados que me dispongo a comentar hoy. Se trata de Hans Zimmer y su música para Más allá de Rangún.

El film de 1995 estuvo dirigido por John Boorman, cuenta con un trabajo fotográfico extraordinario a cargo de John Seale y estuvo protagonizado por Patricia Arquette, Frances McDormand y Spalding Gray. Entre algunas de sus nominaciones y premios, destaca una nominación a la Palma de Oro de Cannes a la mejor película.

El film nos cuenta los avatares de dos hermanas occidentales que se ven involucradas durante los conflictos acaecidos en la dictadura militar de Birmania en 1988. Una de ellas, Arquette, es una mujer destrozada tras el fallecimiento de su marido e hijo pequeño. En estas latitudes y con el trasfondo militar, poco a poco, paradójicamente irá recuperando las ganas de vivir ayudando a los oprimidos dados sus conocimientos médicos.

Hans Zimmer crea un leitmotiv principal dedicado a la protagonista, en el que a través de un motivo de flauta étnica, voces y sintetizadores, nos mete de lleno en el contexto de su personalidad melancólica, dado los graves acontecimientos que ha sufrido. Es a la vez una música de sentimientos perdidos, pero en la que también podemos vislumbrar un cierto aire de esperanza. Aparece en el film en diferentes escenas, siendo una de la más importante, la que huyen en una embarcación por el río “Waters of Irrawaddy”. Lo mágico de la noche estrellada, junto a la fotografía, y la esperanza que renace en su corazón al haber curado a un lugareño profesor de universidad con el que crea una amistad, son caldo de cultivo más que suficiente para que Zimmer escriba uno de los mejores temas de su carrera. También lo podemos escuchar conteniendo un tono todavía más triste en las escenas en la que la protagonista le viene a la mente el día fatídico de la muerte de sus familiares, ya sea consciente o en sueños. Es una mujer que vive atormentada por ese grave suceso. Conforme avanza las situaciones del film, y ella va recuperando la fe, sonará cada vez más esperanzador, ya sea en la escena río antes comentada u otras “I Dream I Woke Up”. Es también digno de mención cuando lo escuchamos en la escena en la que armándose de valor, el personaje de Arquette logra coger la morfina y así poder salvar la vida de su amigo. Entonces el tema asignado a su persona, “Brother Morphine”, se vuelve, firme, heroico y decidido y suena arrebatador y cargado de esperanza.

En la cinta encontramos numerosas escenas de acción, por lo que Zimmer las dota de músicas muy movidas, con el empleo de instrumentación étnica, percusión muy marcada y empleo demoledor de los sintetizadores. Aunque son secundarios, lo verdaderamente importante y sobre el gira toda la partitura es el tema de la protagonista, resultan demoledores, y acrecientan la sensación de angustia en ocasiones y dan prestancia a los momentos de represión del pueblo, huida de los protagonistas y demás.

El score se complementa con una especie de subtema, sacado del tema principal, en el que Zimmer crea sobre todo a través de las voces, una música mística de aire evocadora. Este por supuesto, al estar unido al principal, tiene que ver con Arquette, y sobre todo con su cambio de aptitud ante la vida, proporcionado entre otras cosas por el misticismo o espiritualidad que a logrado encontrar en estas tierras, y el sosiego que le ha causado en su alma.

Así que con todo esto, no me queda más que interpolar a mi amigo, a que escuche o vea el film, y pueda darse cuenta de que los prejuicios son muy malos. Podrá comprobar lo que es una buena utilización de los sintetizadores, dentro de una cinta tremendamente bien musicalizada.

Me gusta(2)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>