0

El ladrón de Bagdad de Miklós Rózsa, Tadlow Music.

thief-of-bagdad-front-cover-sml

1940

The Thief of Bagdad

Dirigida entre otros por Michael Powell, Zoltan Korda y Alexander Korda, estamos aquí ante una autentica obra maestra cinematográfica de aventuras en la que todo, absolutamente todo, es destacable. Protagonizada por John Justin, cuenta con la introducción del joven Sabu y con la participación de Conrad Veidt y una joven llamada Margaret Finlanson que a posteriori se convertiría en la señora Rózsa. Basado en un cuento de Las mil y una noches, la película nos traslada como si un cuento de hadas se tratara a Oriente con un toque mágico, con esas callejuelas repletas de puestos, los palacios tan suntuosos y una serie de personajes maravillosos en el que destaca en ladronzuelo Abu, muy dinámicamente interpretado por Sabu.

En cuanto a la música de Rózsa hay que destacar muchísimas cosas. Empezar diciendo que este film empezó a grabarse en Gran Bretaña, pero al estallar la guerra Korda tuvo que trasladar todo el equipo a Holllywood, incluido a Miklós. Para él supuso una gran oportunidad, fue su primera visita al continente americano y ahí se quedaría instalado hasta su muerte, aunque compaginaba periodos en su amada Roma. A la vez, como ya hemos comentado, encontró a la que sería su gran amor durante toda la vida. Así que este film fue muy importante en la vida del compositor. Encontró amor, prestigio y popularidad, aparte de componer una autentica obra maestra, no sólo de la música de cine sino de la música en general. Vamos a hacer un pequeño análisis de los temas más destacados. La música es un combinación de dramatismo, colorismo, romanticismo al más puro estilo clásico y toques orientales tal como pedían las localizaciones.

Rózsa empezó escribiendo una fanfarria real con metales y la trompeta como principal valedora. Ya nos va introduciendo en la historia con aires de cortes reales.

Continúo con la escena del puerto de Bagdad, donde introduce el tema principal de la película. Un tema alegre y vigoroso con dominio de la cuerda y un sinfonismo propio del maestro y ya donde podemos ver el aire oriental que acompaña a la música, absolutamente maravilloso pues con tan sólo escuchar unas notas sin tan siquiera visionar el film, Rózsa nos transporta a un mundo mágico.

Seguimos con el tema de la procesión que acompaña a la princesa hasta el castillo. Impresionante tema donde junto el orientalismo del principio y el aire de marcha, incluye también una parte lírica muy lograda. La parte arábiga del principio combinada con la orquesta pone los pelos de punta.

Como no, Rózsa, como pedía la historia, compuso una parte romántica para la historia de amor. Tema escrito básicamente para cuerdas, dentro del cual hay un toque de arpa apenas audible pero tremendamente efectista al unirlo con gran orquesta. Un gran tema de amor de los mejores del maestro, el cual nos daría muchos más.

El tema del vuelo a caballo, otra maravilla. Un gallop que empieza imitando el sonido de los cascos de un caballo, para seguir con el tema de manera alegre y triunfal con un scherzo de cuerdas auténticamente magistral. Al acompañar la escena la música la engrandece y le da un toque de solemnidad.

Otro tema destacable es el de la danza de la dama de plata, un juguete que Jaffar regala al sultán y que por arte de magia hace bailar. Esta música comienza con un aire de misterio propio de la extrañeza que despierta el ver bailar a esta dama de plata, con instrumentos de viento, pandereta de fondo con ese toque oriental que acompaña la partitura. Continua acompañado con las cuerdas y un toque de arpa muy sugerente, para introducir el xilófono, siguiendo con glissandos de arpa y después de un golpe de platillos, el tema suena desarrollado al completo con la orquesta, terminando con un redoble de tambores seguido de metales, un toque misterioso de xilófono y rematado por un bonito solo de violín.

Por último vamos a seguir comentando la música que acompaña la escena del mercado de Basora. Tema magistralmente orquestado, con un brío desbordante y mostrándonos lo que era capaz de sacar de su paleta orquestal, dinámico, alegre y lógicamente con aire oriental. Un tema acompañado en todo momento por panderetas e instrumentos por el estilo para dar ese toque arábigo. Al ser un corte de persecución y acción, como ya he dicho antes, el ritmo es trepidante y engrandece todavía más si cabe la escena. Música tremendamente vigorosa y de una fuerza espectacular.

Podríamos analizar muchísimos temas más, pero he querido destacar estos. Estamos como ya he dicho antes con una maravilla orquestal, con un apasionamiento digno de los mejores compositores de la historia, una autentica joya.

Por suerte para el aficionado el apasionamiento por la música de cine del productor discográfico James Fitzpatrick, anteriormente uno de los artífices de la casa Silva Screen, y su marca Tadlow, han hecho posible disfrutar de la música de esta película al completo, con un doble cd muy cuidado, tanto en su libreto como en su grabación. El británico ha contado de nuevo con la eficiencia musical de The City of Prague Philharmonic conducida por Nic Raine. Una orquesta que de la mano de James, está realizando y especializándose en recuperar clásicos de la banda sonora. Fitzpatrick ha contado con el apoyo del sello belga Prometheus con Luc Van de Ven a la cabeza. Un trabajo imprescindible para todo buen aficionado a la música de cine.

Me gusta(3)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>