0

Debbie Wiseman The Queen’s 90TH Birthday Celebration.

La compositora británica Debbie Wiseman es una trabajadora incansable, A sus innumerables músicas para el cine y la televisión, se les une su faceta como autora de obras de concierto de enorme calidad. No es de extrañar que fuera llamada por la mismísima casa real británica para que musicalizara la celebración del 90 cumpleaños de la reina.

Acompañada por The National Symphony Orchestra, Wiseman compone una suite orquestal de cinco temas. El primero es “Overture”, donde las trompas, los cornos y trompetas inician una fanfarria majestuosa. Después de un golpe de platillos, la compositora da entrada al resto de la orquesta, derivando la fanfarria inicial hacia un tema jovial y desenfadado, donde los metales son el principal pilar, a los que se les une la cuerda y un motivo de flauta, que aunque breve es muy bonito.

El segundo tema se titula “Buckingham Palace March”, como su propio nombre indica, estamos ante una marcha dedicada al palacio, donde la percusión, los metales y los solos de clarinete son su principal fuente. La música es alegre y muy movida, típico de una marcha.

“Royal Ascot” es el tercer corte de esta obra, en el que Wiseman recupera la melodía principal de la anterior marcha, dándole un toque diferente, tanto en la orquestación como en su forma, aunque la melodía siga siendo la misma ejecutada por los metales. Hacia mitad del tema, escuchamos un interludio ejecutado por la percusión, para recuperar la melodía principal con una orquestación todavía más grandilocuente.

“Sandringham And Winsord”, sigue los patrones del tema precedente. Es una música muy rítmica, en la que la autora varía la melodía de la marcha anterior, introduciendo instrumentos como el xilófono. Los metales siguen siendo los dominadores de la melodía junto a la percusión, en un intento de Wiseman por magnificar a la casa real.

Con “Finale” acaba esta composición. De nuevo son los metales, percusión, con un golpe de platillos, los que introducen la música, dando paso posteriormente a una melodía de bella factura, auspiciada por la cuerda, en la que el xilófono también tiene su sitio. El tema termina con la incorporación, una vez más, de los metales y la percusión que interpretan la fanfarria escuchada en el primer tema, utilizada a modo de leitmotiv.

La obra ha sido editada discográficamente por el sello Silva Classics. Además de incluir la música de Wiseman, se acompaña de un tema de Gustav Holst, “I vow to thee my country” interpretado por la cantante Helena Blackman, con la curiosidad de que  es el mismísimo James Fitzpatrick quien dirige a la Orquesta Filarmónica de Praga, tarea que realizará en otro de los temas incluidos en el cd. El disco se completa con temas de Handel, Elgar, Vaughan Williams, Benjamin y William Walton.

Me gusta(2)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>