0

Manel Gil-Inglada, Evo.

13120904_1183753091664412_1698317589_o

EVO

Antonio Pardo Larrosa.

Breve exordio sobre el descubrimiento de EVO

Todo descubrimiento implica un gran conflicto, en ocasiones, una amenaza –idea extraída de una de las conversaciones que mantuve con el propio Manel-, que aquí, en el planeta EVO, imagen de una inteligencia superior y desconocida, se presenta de una manera hostil. Se trata de una amenaza que utiliza ese espacio para desarrollar la primera idea de la obra, un breve excursus a modo de introducción que condiciona la percepción del espectador, y es que como dice el propio compositor: “EVO es la trampa”. A esa primera idea que abre y cierra la historia consumando la victoria de EVO –solo así tiene sentido esta melodía- se superpone otra muy distinta que redunda en el tema del descubrimiento, un viaje repleto de señales musicales –Evo misti, Evo sua…- que Manel utiliza para acompañar al protagonista en su aventura. Estos dos conceptos, el de la amenaza y el del descubrimiento son los dos pilares sobre los que se asienta el desconocido, incierto y beligerante universo de EVO, la última composición del músico Barcelonés Manel Gil Inglada.

La música empieza en el momento justo –in media res, que decían los latinos- con un poderoso leitmotiv que describe ese conflicto, amenaza o trampa, según se prefiera, de la que hablaba unas líneas más arriba. El compositor adopta una posición inquietante frente a lo desconocido dando protagonismo a la cuerda y a los coros que trazan la línea que ha de seguir el personaje, que al igual que el espectador, sujeto activo de la acción, queda atrapado en una extraña sensación de inseguridad que lo posiciona del lado de EVO, siendo esta la idea que describe, en última instancia, este inteligente leitmotiv. Pero a partir de ahí la música se va descubriendo a través del protagonista, con avisos y sin ellos… Una música intensa y tensa que crea un estado de incertidumbre, de desasosiego que describe ese espacio que no conocemos –a veces retratado en primera persona- guiando, entre avisos y llamadas incidentales, los pasos de tan enigmático y desconocido ser, de ahí que la idea que sostiene que la música se descubre –idea de la alteridad- es mostrada por Manel para conducirnos a través de este engaño hacia el inevitable final.

La gran diferencia está en saber colocar las piezas de este rompecabezas para dar sentido y coherencia al universo de EVO. La trampa, la amenaza o el conflicto inician y terminan la historia, pero también, y es aquí donde se muestra la inteligencia del músico, aparece sobre el puente -¡qué otra cosa sino hacen los músicos que tender puentes!-, escena que une las dos ideas de su discurso narrativo utilizando el leitmotiv principal para mostrar la victoria de EVO sobre el indefenso protagonista que observa como la amenaza vuelve a hacer acto de presencia consumando su derrota.

EVO es un pequeño ejercicio de responsabilidad creativa -reflexiona, administra, orienta, analiza y valora- que muestra el talento de un músico diferente, y es que es en esa diferencia donde tiene sentido la música de EVO, como digo, un pequeño exordio sobre el descubrimiento de una idea original y responsable.

Me gusta(4)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>