2

Victor Young, El hombre tranquilo.

No hace mucho tiempo asistí a la presentación de un libro en el que su autor hablaba por completo de la obra maestra de John Ford El hombre tranquilo. Pues bien, llegada la hora de las preguntas le pronuncié la mía, que por supuesto tenía que ver con la música. “¿Cuántas páginas has dedicado a hablar de la partitura?” Me quedé atónito ante su respuesta, me dijo que ninguna, puesto que en El hombre tranquilo solo había una canción tradicional, se refería a “The Isle of Innisfree” de R.Farelly. Al momento mi mente comenzó a dar vueltas, ¿Cómo era posible que una persona, supuestamente entendida, que había escrito un libro sobre esta obra de arte, dijera lo que acababa de soltar por su boca? Era una falta de respeto hacia la insigne obra musical compuesta por Young. Esto dejaba de relieve dos cosas: la primera, la poca importancia que se le da a la música de cine por parte de algunos escritores, que no mencionan para nada a los compositores y sus obras, y la segunda, que este hombre no era todo lo entendido que quería reflejar sobre esta gran película. Decir que no lleva música, es ningunear el trabajo de uno de los más grandes compositores que ha dado el Séptimo Arte. Y sí, señor…, “El Hombre tranquilo, contiene una de las más grandes partituras escritas para el cine”, le conteste, acto seguido pasó rápidamente a otra pregunta sin hacer mucho caso.

Ante esta breve historia acaecida realmente, me dispongo a comentar la banda sonora. John Ford llevaba años detrás de realizar este proyecto, hasta que en 1952 lo retomó. Escribió el guión junto a Frank S. Nugent, sobre una historia original de Maurice Walsh. Contó con actuaciones memorables por parte de John Wayne, Maureen O’hara, Barry Fitzgerald, Ward Bond y Victor McLaglen. Todo en esta cinta es destacable, la fotografía de Winton C. Hoch y Archie Stout, guión, dirección, reparto y por supuesto el score de Young.

La historia es de sobra conocida, un americano que había nacido en Irlanda regresa a su tierra en busca de paz, pero se topará de lleno con las cerradas costumbres de sus antepasados.

No era la primera vez que director y compositor habían trabajado juntos, ya lo hicieron en el film Rio Grande (1950). Para esta ocasión, Young escribió una banda sonora portentosa.

El compositor hace referencia a la historia de amor entre Sean Thorn y Mary Kate Danager, arreglando y versionando el tema de Farrelly antes comentado, llevándolo a su máxima expresión. Se escucha ya desde sus títulos de crédito, o por ejemplo en la memorable escena de amor. En esta es introducido tras un bello fraseado de cuerdas y corno, que da paso progresivamente a un motivo de oboe magistral, y definitivamente a la melodía principal.

El personaje del pequeño Michelin Flynn, es acompañado de un motivo de trombón y cuerdas, que refleja su comicidad, y a la vez es una música alegre y dicharachera, como es el personaje.

La música tradicional irlandesa, es introducida por el compositor en las escenas en las que los habitantes del pueblo beben y cantan en la taberna.

Para la escena de la carrera de caballos, Young compuso un discurso musical trepidante de gran orquestación, en el que la cuerda suena frenética, acompañada en todo momento de la percusión. Un tema descomunal, que mejora la escena sustancialmente.

Otro de los momentos culmen de la partitura, es el tema para la escena del cortejo. Una apacible tonada de cuerdas, magníficamente interpretadas, donde se nota el poderío que Young aplicaba a esta sección en su pentagrama. Tras un interludio de arpa y oboe, la música se torna vigorosa. Un motivo de flauta introduce otra melodía de cuerdas potente, que es usada cuando los dos enamorados cogen la bicicleta y se escapan de la vigilancia de Flynn.

La acordes más graves de la banda sonora, hacen referencia a la escena en la que Thorn sueña con el fatídico día en el que mató a un hombre en el ring. Campanas y metales estruendosos suenan en un principio, para a continuación aparecer una melodía dramática que acompaña los sentimientos del pobre Thorn ante la muerte de su contrincante y amigo.

Una de mis escenas favoritas, musicalmente hablando también, es la de Wayne y Mauren en su casa frente a la chimenea. El arpa da paso suavemente a un solo de violín de arrolladora belleza, nunca el amor ha sido reflejado tan bien. El punzante sonido del instrumento, se introduce en nuestros corazones, e irremediablemente nos golpea con fuerza y delicadeza a la vez.

El motivo de trombón asignado a Flynn, comienza el tema dedicado al preludio de la pelea. Es la escena en la que Mary Kate abandona a Sean ante la imposibilidad de recuperar su dote. La composición se desarrolla en un crescendo musical extraordinario, donde se van intercalando la cuerda, los metales, flauta y el oboe, llegando a su máxima expresión cuando Sean arrastra a su querida mujer desde el andén de la estación hasta el pueblo.

Finalmente llegamos a la pelea tan esperada. Young nos deja perplejos, componiendo una música de dinamismo desbordado, reflejo de la gran pelea que se está produciendo. Comienza con un golpe de percusión, para introducir a continuación la cuerda, autentica dominadora de este tema. La vivacidad y poderío de esta, acompaña a los dos púgiles en su particular ring. Al ritmo de la espectacular música de Young, se dan de mamporros alrededor de todo el pueblo. Maravillosa.

Ya para despedir a nuestros queridos personajes, el compositor desarrolla una música, en el que la instrumentación típicamente gaélica se funde con la cuerda, la percusión y los metales, ofreciéndonos un compendio de los temas destacados de la banda sonora.

Una obra maestra de la música de cine compuesta por uno de los grandes autores surgidos en la época dorada.
Solo me queda comentar una cosa, a tenor de todo lo diseccionado en esta reseña, sí, puedo decir que en la banda sonora de El hombre tranquilo, hay mucho más que una sola canción señor…, seguramente usted y yo no hemos visto la misma película.

Me gusta(6)No me gusta(0)

2 comentarios a Victor Young, El hombre tranquilo.

  • José Manuel Garrido Jorge  dice:

    Buen análisis que hace justicia a una banda sonora magistral, a la altura de este clásico del cine dirigido por el mejor director de la historia del cine.

    Me gusta(0)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>