4

Kitaro, El Cielo y la Tierra.

Por Antonio Pardo Larrosa.

Desde China a Mongolia pasando por Persia, Arabia, Europa o África, la ruta de la seda –una red de rutas comerciales organizadas a partir del negocio de la seda china- consagró al compositor japonés Masanori Takahashi, más conocido como Kitaro. En la década de los ochenta y a partir de la publicación de su obra “Silk Road” la carrera del genio nipón se desarrolló con éxito entre las delicadas sedas del lejano oriente y los glamurosos flashes de occidente. El autor de obras como “Oasis, “Kojiki, “Tenku o “Heaven & Earth se ha caracterizado a lo largo de su carrera por el empleo de elementos pertenecientes al folclore japonés y la utilización de sintetizadores de última generación. Tras el éxito cosechado en Europa durante los últimos treinta años por el de Toyohashi, la obra que lo introdujo y consagro dentro de los circuitos comerciales americanos fue la partitura escrita para la película de Oliver Stone “Heaven & Earth”, a la postre ganadora de un más que merecido Globo de oro a la mejor banda sonora.

Rodada en 1993, “Heaven & Earth” es la tercera y última entrega de la trilogía creada por Oliver Stone sobre la guerra del Vietnam. Si en “Platoon”, la primera y más bélica de las tres, el director retrata con acierto la guerra en sí misma y los excesos producidos por esta, y en “Born on the fourth of july”, la más política y comprometida, ahonda en las secuelas psicológicas sufridas por los veteranos de la guerra, es en “Heaven & Earth”, la más romántica, por así decirlo, donde Oliver Stone muestra las repercusiones sociales de la guerra a través de la historia de amor de un sargento estadounidense y una joven vietnamita. Basada en la autobiografía de Le Ly Hayslip la película se pierde en un metraje excesivo y en la poca credibilidad de algunos de sus personajes. Ahora bien, es el apartado técnico –música, sobre todo- el que sí estuvo a la altura de las circunstancias creando una extraordinaria sinfonía visual que mostró las ilimitadas capacidades de Kitaro.

Antes de componer la música para “Heaven & Earth” Kitaro solo había escrito una única partitura para la gran pantalla, “Shanghai 1920”, una producción menor que pasó con “más pena que gloria” por las carteleras europeas, aun así Kitaro consiguió realizar un buen score que dejaba ver las enormes posibilidades de su particular escritura. Pero fue la película de Stone la que consiguió que Kitaro ofreciera una de las partituras más bellas jamás creadas para una película sobre la guerra de Vietnam, superando con creces –que me perdonen sus fans- a los excelentes trabajos realizados por Delerue –“Platoon”- y Williams –“Born on the fourth of july”- que Stone había utilizado para sus dos primeras entregas. Después vendría “The Soong Sisters”-su último score-, para la que escribió una dramática partitura que demostró a todas luces que lo que había compuesto años atrás para la cinta de Stone no había sido fruto de la casualidad. La verdad es que todavía no sé muy bien como llegó a este proyecto, pero de lo que si estoy seguro es de que sin su música “Heaven & Earth” habría sido un desastre de proporciones épicas.

Por la ruta de las emociones

Si hay una palabra para definir el trabajo de Kitaro, esa es emoción… Sin duda en eso el músico japonés es un maestro. El Cielo y la Tierra, El yin y el yang o la luz y la oscuridad son algunos ejemplos que pueden explicar esta idea taoísta que da sentido a los leitmotivs principales de la partitura. Para la parte más bella de la historia centrada en las bucólicas imágenes del oriente –Land Theme– Kitaro compone una gran obertura que contiene las dos ideas principales de la obra, un mosaico melódico que dibuja la majestuosidad de una tierra bendecida por los dioses. La orquesta entona una bellísima melodía de marcada impronta oriental que el huqín –Chinese violin- y las flautas inician de un modo delicado. La música acompaña con la fuerza de la cuerda la magia secreta que se esconde tras las seductoras imágenes rodadas por Stone. Entre toda esta belleza se encuentra el delicado, sedoso e inocente tema de amor –Ahn & Le Ly Love Theme– que Kitaro utiliza tanto para el Cielo como para la Tierra orquestándolo de una forma más contundente cuando lo relaciona con el protagonista occidental. A estas dos melodías se opone el leitmotiv más oscuro de la partitura –Village attack-, una melodía de carácter folclórico –la instrumentación así lo describe- que el músico, a modo de marcha guerrera, asocia a la parte bélica de la historia. Sin apenas percusión y tan solo con el repetitivo sonido de la flauta, Kitaro convierte los sonidos de la guerra en una macabra procesión que de una u otra forma acompaña a la protagonista durante toda la historia. Con un final épico –End Title-, Kitaro reúne todos los leitmotivs de la obra en una larga suite que sirve de epílogo a la historia, y que de alguna forma cierra el círculo que inició su recorrido con el tema de la tierra –Land Theme-, una conmovedora plegaria que sirve de pórtico a esta trágica historia de amor.

Si de algo estoy seguro es de que “Heaven & Earth” ya forma parte de ese selecto grupo de clásicos que nunca se olvidan, de eso estoy más que seguro.

Me gusta(0)No me gusta(0)

4 comentarios a Kitaro, El Cielo y la Tierra.

  • Joan Bosch  dice:

    Comparto tus opiniones excepto en el innecesario enfrentamiento con el "Platoon" de Delerue y el "Born on the fourth of july" de Williams. Entiendo que se trata de remarcar lo mucho que te cautiva la composición de Kitaro, pero estarás de acuerdo conmigo que se trata de un trio de ases que ningún aficionado a la buena música debería perderse.

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • Antonio Piñera García  dice:

    Bueno solo son opiniones y gustos Joan, nada más.

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • Joan Bosch  dice:

    Desde luego, Antonio. Pero no consigo que la gente se apunte al debate. Siempre se aprenden cosas.

    Me gusta(0)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>