3

Vangelis Blade Runner.

Que Vangelis fue y es un músico innovador está fuera de duda, su eclíptica obra da fe de ello. Evanghelos Odyssey Papathanossiou nació en Agria (Volos-Grecia) el 29 de marzo de 1943. A la edad de cinco años tocaba de manera autodidacta el piano, cosa que seguiría haciendo a lo largo de toda su vida. Sus padres intentaron que acudiera a clases de música, pero se negaba en redondo, no quería recibir enseñanzas convencionales de nadie. El joven Papathanossiou quería encontrar sus propios sonidos a través de la experimentación musical. A los seis años ya interpretaba en público sus propias composiciones, a los 18 formó la banda de rock Formynx, donde tocaba el órgano Hammond. Este grupo se hizo muy famoso en Grecia, llenando estadios en todos sus conciertos. En 1968 se produjo la instauración de una dictadura militar tras un golpe de estado en el país heleno, hecho que afectó a muchos personajes populares dedicados a la cultura, como Mikis Theodorakis, el cual estuvo encarcelado durante años por el régimen. Es curioso que una de las personas que más medió internacionalmente para que soltaran al genial músico, fue el compositor John Barry. Vangelis se trasladó a Paris, donde, junto a su primo Demis Rousos, cantante, y el batería Loukas Sideras, formaron Aphrodite’s Child. Pronto alcanzarían el éxito con su disco de 1968 “End of the World”, colocando varios singles durante años en el número uno de las listas europeas. Después del controvertido album de 1972, “666”, Vangelis decidió probar suerte en solitario, aunque seguiría durante años componiendo las famosas y bonitas canciones con las que triunfaba internacionalmente, sobre todo en España, su primo Demis. En Paris se mantuvo en activo durante un tiempo componiendo para los documentales del director francés Frederic Rossif. Con él trabaría amistad, y en común saldrían los álbumes Apocalypse des Animaux (1973) y La Fete Sauvage (1976). En 1974 nuestro joven artista viajó a Londres, bajo rumores de que iba a sustituir al teclista de Yes, Rick Wakeman. Durante un tiempo ensayó con ellos, pero no llegó a fructificar esta asociación al tener el griego una incompatibilidad musical muy fuerte. Aún así, de esta experiencia sacó una amistad con el cantante del grupo, Jon Anderson, que más adelante llegaría a colaborar en varios discos, bajo el nombre artístico de Jon and Vangelis. Bueno, voy a ir ya al grano de por qué Vangelis acabó en un proyecto como el que realizaba el director británico Ridley Scott, Blade Runner.

En 1981, y tras el éxito obtenido con la banda sonora de Carros de fuego, uno de los discos más vendidos de la época pese a ser un álbum instrumental, Vangelis recibió infinidad de ofertas para que pusiera música a diferentes películas, siendo la única que fructificó el proyecto que llevaba entre manos el director Ridley Scott. Se trataba de una historia de ciencia-ficción, inspirada en la novela de Philip. K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”. Scott contrató a Vangelis porque le encantaba su música y llevaba años tratando de poder coincidir con él, de hecho los spots publicitarios que dirigía en su país natal siempre los acompañaba de música del heleno. Al fin habían coincidido, y parecía que esta era la producción ideal para dar rienda suelta a la imaginación musical de Vangelis. Scott invitó al compositor a ver un copión de Blade Runner, quedando muy impresionado por el diseño y los diferentes puntos de vista del film, un hecho que lo inspiró, a mi juicio, para componer el mejor score de su carrera. “Me gusta saber exactamente lo que siente el director sobre la película y si somos compatibles, porque eso puede evitarnos problemas más tarde. Ridley y yo somos ciertamente compatibles”, son palabras de Vangelis que explican un poco más la involucración del autor en el proyecto y la complicidad con el director. Aunque empezó a componer a finales de 1981, Vangelis no entregó el proyecto hasta mediados de abril del 82, cosa que hizo que surgieran los primeros problemas entre director y compositor. Normalmente no tardaba tanto en hacer una composición para una película, pero esta era muy especial y diferente. Vangelis es un músico que compone de oído, es decir se pone delante de la pantalla a visualizar la cinta, y lo que le sugieren las imágenes va fluyendo en notas que salen de sus sintetizadores. Compone, arregla, interpreta y une los diferentes instrumentos, sobre todo el sintetizador. Lo que en esos momentos sale de su mente, es lo que se graba y es utilizado al final. Un peculiar modo de composición, que llama la atención, pero cuando uno escucha su música se queda sorprendido de que semejantes sonidos y acordes salgan de la imaginación de este genio. El 29 de marzo de 1982, coincidiendo con el 39 cumpleaños de Vangelis, y en plena grabación de la banda sonora de Blade Runner, es galardonado con el Oscar por Carros de fuego. Ante las continuas presiones por finalizar la composición, el griego no acudió a la ceremonia, haciendo un desplante a la industria hollywoodiense que nunca olvidaría. No volverían a nominarlo jamás, y eso que se mereció alguna que otra nominación, por ejemplo en el film de Oliver Stone de 2004 Alexander, claramente una de las mejores obras de ese año. “No me gusta trabajar bajo presión, pero es inevitable que esto suceda en cada película. La música siempre se deja para el final de la producción, cuando la presión es muy grande para completar la película. En consecuencia el compositor tiene que aguantar la peor parte”, rezaba Vangelis ante esta situación de presión. Tanto fue la tardanza, que los productores contactaron con otros compositores de música de cine, como Robert Randles y Jerry Goldsmith para realizar una banda sonora alternativa. Este último, de sobra conocido por la parroquia de aficionados a la música de cine, el compositor de música de cine por excelencia, y que ya había trabajado anteriormente con Ridley en Alien (1979), llegó a componer música para sobrellevar el montaje final de la película. Finalmente ante la llegada del material por parte de Vangelis, se decidió como en un principio estaba previsto, dejar la música del de Volos, en detrimento de la partitura de Jerry. Nada se sabe de esta, pero seguro que no sería ningún material de segunda. Pero Scott, era así y ha tenido problemas con el apartado musical casi en todas sus películas. Durante años los aficionados estuvimos sin una versión oficial en disco de esta maravilla musical, unos dicen que fue por culpa del propio Vangelis, que no quería que se sacara para que no se le encasillara en la música de cine. Pero según otras fuentes, la decisión del director de complementar la película con otras músicas, habría provocado una disputa entre ambos, por lo que Vangelis se negó a editar el disco conteniendo la banda sonora. Esto es apoyado por Michael Deeley, uno de los productores, “el compositor griego se retrasó dolorosamente en el proceso de creación de su música para Blade Runner. No recibimos el score final hasta abril de 1982. Tengo la sensación de que Vangelis no estaba tan entusiasmado por hacer la música como lo había estado al principio, y se estaba echando atrás. Quizás lo podamos achacar a una excesiva consciencia artística. Otro problema era que Vangelis quería hacerlo absolutamente todo, aunque tengo la impresión de que estaba muy disperso por entonces. Pero compuso un score impresionante”. De los discos que hay sobre esta banda sonora, hablaremos al final de este artículo, de momento vamos a centrarnos en desgranar un poco la música.

                                                                                La Música.   

Vangelis, como he comentado con anterioridad, compuso aquí su partitura más completa y evolutiva. Una joya que ha perdurado a lo a lo largo de los años como su mejor obra pare el cine. Un score cargado de romanticismo en ocasiones, música seca y envolvente en otras, y un marcado acento de blues. Al tener la película ese aire de film noir, aún siendo ambientada en el futuro y ser una producción de ciencia-ficción, el personaje del Blade Runner interpretado por Harrison Ford, y la narración en off del mismo, hacen de esta cinta una especie de película de cine negro. De ahí que Vangelis aprovechara esa oportunidad para componer algunos temas, entre blues y modernismo muy acertados.

El”Main Titles” fue de los más novedosos escuchados hasta el momento en una pantalla, donde ese sonido envolvente y maravilloso nos enseña el esplendor y a la vez decadencia de la ciudad de Los Ángeles en 2019. Una pieza que ya desde el comienzo nos mostrará las intenciones del genio griego.

Compuso además un tema de amor maravilloso para la pareja protagonista. El saxofón (ejemplarmente interpretado por Dick Morrisey)  y un uso extraordinario de los teclados son los protagonista del mismo, usado magistralmente durante la escena romántica en el apartamento de Deckard, donde las palabras sobran, y se introduce la genial música de Vangelis, a continuación de que Rachel deje de tocar el piano. La música habla por sí sola, una obra maestra de composicióncomposición, de afinado y delicado apasionamiento, que acaba con el beso electrizante de la pareja. No se podría haber explicado mejor los sentimientos de ambos.

“Memories of Green”, un motivo melancólico de belleza inusitada, es utilizado para adentrarnos en la compleja y triste personalidad de Rachel. El tema es delicado y elegante, al igual que Rachel, y rezuma tristeza en su poderoso motivo de piano. Otra joya de incalificable belleza.

La canción “One More Kiss, Dear”, se introduce como respuesta a ese ambiente de cine negro, casi un homenaje a la música de los años 20, hecho adrede por el compositor, utilizando la voz de Don Percival y con letra de Peter Skellern, para conseguir su cometido.

“Tales of the Future” es otro de esos cortes que no dejan indiferente a nadie. De aire árabe, y dedicado a la escena que transcurre antes de entrar en el bar del turco Taffy Lewis, también la escuchamos en otras escenas. Está interpretada de manera casi enigmática, y con una voz distorsionada adrede, por Demis Roussos. Es  tremendo y de un merito increíble lo realizado por el primo de Vangelis, que en conjunto con la música étnica y de sonidos de otro mundo, nos invaden y gratifican por dentro, con un estallido de originalidad despampanante y sobrecogedor.

De esos sonidos de blues y jazz, además de la influencia del saxo en el tema de amor, nos encontramos con “Blade Runner Blues”. Mediante una suave y lineal frase de sintetizador, Vangelis crea un tema de autentica valía, que acompaña al decadente y triste personaje de Deckard, en su caza a los replicantes por Los Ángeles. Casi todos los personajes de esta película poseen una acentuada melancolía. Este tema nos adentra en los avatares y pesadumbres del cazador, el cual está asqueado de lo que hace, pero es lo único que sabe hacer. Vangelis nos sume en una agradable aflicción de la que somos participes al meternos en la piel de Deckard a través de esta genuina música.

El tema de Rachel es otra maravilla. Se escuchan como si fueran gotas cayendo al principio, introduciendo acto seguido un lamentativo canto, ejecutado por Mary Hopkin magistralmente. Cuando para la voz, Vangelis nos deleita con un fraseado de sintetizador, que a veces imita el arpa, y sonidos del todo extraños y fuera de lo escuchado comúnmente.

Otro tema de estilo o aire arábigo, es “Damask Rose”. Violín y coros masculinos, acompañados de ambientación extrasensorial de los sintetizadores, hacen de este motivo una autentica maravilla para los oídos. Un tema del que más tarde en la película 1492, La conquista del paraíso (1992), también de Scott y Vangelis, podemos escuchar un corte parecido en lo que se refiere a la utilización de estas voces masculinas, en concreto “Hispanola”.

Por citar dos temas más, de los innumerables que contiene toda la partitura (nombrarlos todos nos llevaría mucho más espacio y esto sería interminable), hay que destacar el compuesto para el estupendo monólogo final, con una frases finales interpretadas en forma de epílogo antes de morir por Rugert Hauer, el líder de los replicantes. Un engendro del ser humano con más humanidad que ellos mismos, que ante su inminente muerte, salva la vida de Deckard. Un motivo a teclado bello y emotivo acompaña el dialogo y posterior muerte de este gran personaje, que ha quedado grabado en nuestro colectivo personal.

Por último cabe destacar el tema final para la escena en la que los dos enamorados huyen en el coche por una carretera de montaña. De enorme fuerza y colorido, este corte refleja un futuro incierto y podría decirse hasta catastrófico. Ella es una replicante, y se supone que van a ser perseguidos hasta darles caza. A su vez la película también deja en el aire la posibilidad de que Deckard sea de la misma especie que se dedica a exterminar. Este tema acompaña la escena comentada en la versión de 1982 que se estrenó en cines. Pero existen varias versiones, cosa habitual en Scott, montaje del director etc. Bueno, pues en el montaje del director se suprimía entre otras cosas la escena final del coche, así que el tema se utilizó para los créditos finales del film.

Resumiendo, estamos ante la película más influyente de los últimos 35 años, una joya de efectos visuales sorprendentes, actuaciones muy logradas y un guión con frases memorables que han quedado para la posteridad. Por supuesto el score no podía ser menos, una obra maestra en toda regla que aún a día de hoy asombra y fascina por igual. Para mí, junto a la banda sonora de Ben-Hur (1959) de Miklós Rózsa, tiene un lugar muy especial en mi corazón por diferentes motivos. Como decía el personaje de Hauer “todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia”.

 

                                                                                      Discografía.

Retomando lo que comentaba con anterioridad sobre la no aparición en disco de la banda sonora de esta cinta, he de decir que el sello Warner, ante el inminente estreno de la cinta, grabó un disco no oficial con algunos de los temas del film, de 33 minutos de duración, interpretados por la New American Orchestra. Se reunió a varios músicos de Hollywood para esta formación, bajo la batuta de Jack Elliot. Este hizo lo que pudo, e intentó imitar lo inimitable, Vangelis y su música son únicos e irrepetibles. El disco salió en 1982, como digo en las fechas del estreno.

De 1993 es un disco pirata editado por el sello Off World Music. Este contenía 18 temas de la partitura original, con un sonido muy bueno, y se trataba de una edición limitada y numerada a 2000 copias.

En 1994, por fin vio la luz el disco oficial editado por East West. Se trata de un cd de 57 minutos de música, al cual le faltaban muchos temas (el pirata era más completo), pero en el que podíamos escuchar algunos temas mezclados con diálogos, e incluso algún tema nuevo como “Wait for Me”. A mí personalmente me gusta mucho y tiene un sonido excelente, está mezclado por el propio Vangelis junto a Frederick Rosseau en Paris.

1995 vio nacer otro bootleg, esta vez publicado en Rumanía por el sello Gongo Music. Es un disco prácticamente igual al pirata aparecido en 1993, nada más que cambia el tema “Japanese Woman Blimp’s Song”, por la canción “If I Didn’t Care” de los Ink Spots. Este cd satisfizo a los fans que no pudieron comprar el disco de 1993.

En 2001 de nuevo el sello Off World Music, editó un doble cd conteniendo una hora y cuarenta y dos minutos de música, divididos en 13 temas en el cd 1 y 12 en el cd 2. En el que se suponía que era la versión definitiva y completa de la estupenda banda sonora del griego.

Pero no era así, porque en 2002, aparece un doble cd con una duración de 1 hora y 52 minutos, editado por el sello Esper Edition. Se dividía en 15 temas en el primer disco y 18 en el segundo.

Y llegamos a 2007, año en el que el sello Universal Music sacaba a la venta una edicion de tres cds en celebración del 25 aniversario de la película. En el primer cd se incluía el álbum original de 1994, editado por East West. El segundo contenía temas que ya estaban en los bootlegs comentados con anterioridad, con la salvedad de que la calidad de sonido es magnífica, al estar remasterizados. Por último el tercer cd incluía nueva música compuesta en 2007, sobre Blade Runner del maestro. Doce nuevos temas maravillosos, que incluyen las voces de Oliver Stone y el propio Ridley Scott, en algunos de los cortes.

2012, el sello BuySoundtrax Records  realiza una nueva grabación, no original, con 18 temas que hacían un total de 72 minutos de música. Esta nueva grabación estaba hecha por Edgar Rothermich, que arregló, produjo e interpretó el score, en celebración del 30 aniversario del estreno del film.

Y hasta aquí las ediciones, siempre en formato cd, de esta joya musical del siglo XX. Espero que este artículo arroje un poco más de luz sobre la misma, y que haya servido para comprenderla, y descubrirla todavía más si cabe.

Me gusta(4)No me gusta(0)

3 comentarios a Vangelis Blade Runner.

  • David  dice:

    Maravilloso comentario, sobre esta obra maestra incuestionable del cine de "ficción científica".
    Desde luego queda visto que Vangelis estuvo inspiradísimo y su estilo musical le venia al film como anillo al dedo.
    Hay temas hiper-románticos, el tema de amor con ese sáxo desgarrador, o el tema donde el hijo prodigo aplasta el cráneo a su creador, donde la música y voces son tremendas, con un dramatismo desbordante.
    Es la obra absoluta de Vangelis seguida de muy cerca para mi de Alexander también otro prodigio musical.
    Esperemos que pronto nos deleite con otra maestría este heleno especial.

    Me gusta(1)No me gusta(0)
  • ENRIQUE MARIN PEREZ  dice:

    sin duda un excelente álbum,muy consecuente con las imágenes del filme,para el que fueron compuestas.Composiciones llenas de emotividad,y de sutiles matices oníricos,describiendo musicalmente,lo que el filme,va mostrando.Vangelis seduce sobremanera al oyente,mostrando todo un alarde efectista con sus texturas ele tróficas.Un elenco de verdaderos temas que para nada,restan importancia al argumento y la fotografía del largometraje.Un acierto,el haber contado el Sr.Scott,con el músico griego.Lastima que para el proyecto de la segunda parte de Blade Runner,Vangelis haya declinado volver a componer su banda sonora.

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  • ENRIQUE MARIN PEREZ  dice:

    felicitar a EL CLASICO,por este excelente trabajo sobre el filme,su música y sus ALBUNES publicados.Enhorabuena!!!!!!

    Me gusta(0)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>