0

Entrevista a Ángel Illarramendi.

Ángel Illarramendi Larrañaga nació en Zarautz en abril de 1958, y todavía a día de hoy sigue viviendo allí. A muy temprana edad empieza a relacionarse con el mundo musical, cantando en festivales. Compone sus primeras obras con 11 años, a la vez que estudia armonía, contrapunto y composición en el Conservatorio Superior de Música de San Sebastián. En los años 80 empieza su colaboración en el cine con la película Tasio, a la que ha seguido una carrera plagada de grandes composiciones para este medio, con títulos tan extraordinarios como Yoyes, El hijo de la novia o Cuando vuelvas a mi lado. Illarramendi es un compositor excepcional dotado de un don especial para melodía, que hacen que su música sea única, teniendo un sello inconfundible. También ha desarrollado su carrera en el mundo de las salas de concierto con mucho éxito, prueba de ello son sus maravillosas sinfonías, poemas sinfónicos, óperas, etc. Es una suerte tener en nuestra cinematografía a un compositor de su talla y valía, puedo decir sin equivocarme que Ángel es uno de los mejores compositores en activo. Además tengo que agradecerle la concesión de esta entrevista, por la tremenda amabilidad que mostró, lo agradables y amenas que se me hicieron las casi dos horas que estuvimos hablando, y por lo mucho que aprendí con él. Muchas gracias Ángel.

 

Desde muy temprana edad, se relacionó con el mundo musical ¿De dónde o de quién le vino su amor por la música?

Mi madre tocaba el piano, no de manera profesional, pero a mí me encantaba pasar el rato mirándola tocar, mi madre era muy guapa, y entre su belleza y la de la música, yo pasaba mucho tiempo de esta manera. Por otra parte, mi padre viajaba mucho por motivos de trabajo, y traía discos de Alemania de sinfonías y otras músicas, que a mí me encantaba escuchar.

¿Cuál fue su primer acercamiento al mundo del cine?

Ya de pequeño soñaba con dedicarme a la música, y cuando esto sucedió les comentaba a mis conocidos que me encantaría hacer música para el cine. En 1984 tuve la ocasión con la película Tasio, de Montxo Armendáriz, una cinta en la que no había mucho presupuesto para la música, y que se tubo que hacer con muy pocos instrumentos.

¿Con que directores se ha sentido más cómodo?

He tenido la suerte de sentirme con una enorme soltura con todos los que he trabajado. Pero sobre todo con Elías Querejeta tuve una relación muy especial, porque era un gran melómano y daba gusto hablar con él de toda clase de músicas.

Veo que siempre orquesta sus obras ¿Prefiere orquestarlas y dirigirlas usted, o dejar esta tarea en manos de otros?

Si, orquesto siempre mis obras, porque no entiendo cómo un compositor puede dejar la tarea de orquestación en otra persona. Es como si un pintor dibujara un boceto a lápiz y llamara a otro para colorearlo. Quizás esto se lleve más en Hollywood porque se trabaja como en una industria, y donde hay orquestadores, copistas, etc. dedicados a ello. Yo sólo escribo una obra de cine al año por este motivo, prefiriendo orquestar y dejar todo acabado, fijándome en cosas tan importantes como la colocación del arco en un fraseado de cuerdas. Lo dejo todo tan detallado que la grabación es muy rápida, ya que está todo pensado.

Respecto a la dirección de las obras, prefiero relegar en otra persona porque así me alejo lo suficiente para ver el conjunto de la obra y comprobar si, por ejemplo, un trombón suena como yo lo he escrito o más bajo… El director de la orquesta respeta mi obra, ya que se la entrego totalmente pautada.

Es cierto que si en una película no hay presupuesto como para contratar a un director de orquesta, la dirijo yo sin mayor problema.

Usted trabaja tanto para el cine como para las salas de concierto ¿Qué diferencias cree que hay a la hora de componer entre ambas?

A la hora de componer no hay ninguna diferencia, pero cuando se escribe para el cine hay que ceñirse a la duración de las escenas. Si compongo para sala de concierto, por ejemplo, una sinfonía, el temario de la misma es desarrollado sin tener ningún límite de tiempo. Yo pienso que la música de cine es tan válida como la música de concierto, no como otros imbéciles que piensan que es de segunda fila.

¿A qué compositores de música de cine admira más, y porqué?

A los italianos, sobre todo Ennio Morricone, Nino Rota. John Barry hizo también obras extraordinarias y Henry Mancini, un compositor extraordinario.

¿Es cierto que el disco de Una historia reciente, incluye la partitura rechazada de La lengua de las mariposas?

Si, es cierto. José Luis Cuerda quedó encantado con esta música. Salía llorando de las sesiones de grabación, pero la música sobresalía por encima de sus imágenes y fue rechazada. En un principio llegamos a un acuerdo para poder grabarla con otro nombre, pero mi hermana en Argentina oyó la música de Una historia reciente en el tráiler de La lengua de las mariposas, y yo le dije que no sabía nada para no desvelar el acuerdo. Durante años no entendí que esta música que tanto emocionó al director fuese rechazada, y que, sin embargo, sí estaba siendo utilizada para la promoción. Varias personas me preguntaron si yo había hecho la música, ya que tenía mi estilo, y no fue hasta ya pasado un tiempo cuando desvelé que sí.

¿Escuchó usted la música que hizo Alejandro Amenabar?

No. Quedé tan defraudado con el tema que no he visto la película final. Lo que sí vi en su día fue la película con mi música. No sé si se habrá conservado o fue destruida, pero existió.

¿Cómo ve el panorama actual de la música de cine?

Pienso que España actualmente es una de las cinco grandes cinematografías que existen en el mundo. Se está cuidando mucho el aspecto musical en el cine, tanto aquí como fuera de nuestras fronteras.

Lo veo muy bien. Hay una gran cantidad de jovenes que se quieren dedicar a ello, y estudian expresamente en instituciones especializadas en música de cine, sobre todo en Estados Unidos, y están tremendamente bien formados y están aprovechando muy bien los medios de los que hoy disponen.

Además, actualmente en España sellos como Karonte están haciendo una labor muy importante en la divulgación de la música de cine. También José María Benítez, que es un gran conocedor de la música de cine, hace lo propio.

De su obra de concierto, me encantan sus Sinfonías, si no me equivoco ya ha compuesto usted nueve. La última no hace mucho que la estrenó ¿La veremos en breve en disco?

Ya se ha grabado, y saldrá en septiembre, junto a mi cuarta sinfonía. La va a editar Sony Classical.

Una de sus obras que más me gustan es Yoyes ¿Cómo fue el proceso de creación de la misma, y en que se inspiró para realizar una composición tan extraordinaria?

Cuando me llamó Helena Taberna, las instrucciones que me dio fueron que no quería una música de thriller, ni política, sino que quería darle un toque más sentimental al personaje, y creía que mi música sería muy adecuada para este aspecto. Para las escenas de tensión, como la del tiroteo final, la música era más densa y utilicé para dar esa sensación la txalaparta. Es curioso que este instrumento se toca entre dos personas, y en el País Vasco se dice que los que recolectaban manzanas para la sidra lo utilizaban para comunicarse de un monte a otro.

¿Cómo fue su relación con Elías Querejeta?

Para mí fue muy importante. Como he dicho antes, era un gran melómano. Un día venía y te decía que había escuchado la 5ª sinfonía de Bruckner, y decía que tenía cinco versiones distintas. Podías hablar con él de ópera, sabía mucho, era un hombre tremendamente inteligente. Le gustaba hacer las cosas pausadamente para que salieran bien y disfrutaba haciéndolas. Le tenía mucho cariño y pasábamos mucho tiempo juntos, almorzando, fumando, bebiendo y hablando de películas y música, mientras pasaba el tiempo y se nos hacía la hora de cenar, y allá que íbamos.

¿En qué está trabajando actualmente? ¿Lo veremos pronto asociado a algún film?

Estoy trabajando en el ya mencionado disco con la cuarta y novena sinfonías, y estoy haciendo también la música para una película de Helena Taberna, El contenido del silencio, un thriller policiaco rodado entre Canarias y el País Vasco, basado en una novela de Lucía Etxebarría, y que va sobre una secta. El ayuntamiento de Zarautz me encargó recientemente un poema sinfónico dedicado a la ciudad, el resultado es muy vivaz y alegre.

 Me extraña que siendo usted uno de los mejores compositores de España, no haya dado el salto a Estados Unidos ¿Se lo han propuesto en alguna ocasión?

En infinidad de ocasiones, si hubiera querido hace años que estaría trabajando en Los Ángeles, pero no me gusta el trabajo tipo industria que se hace allí, con numerosos encargos que cumplir en un tiempo determinado. Hablando con algunos compositores, como Don Davis, veo que viven un poco agobiados, prefiero mi manera actual de trabajar: Hacer una película al año y dedicar el resto del tiempo a mis obras de concierto.

 

Me gusta(2)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>