1

Chinatown de Jerry Goldsmith.

Dentro de la sección dedicada al jazz en la música de cine, me dispongo a comentar hoy la maravillosa composición que realizó el maestro Goldsmith para Chinatown.

Título este de cine negro de quilates, con una dirección pasmosa a cargo del siempre eficiente Roman Polanski, que se deja  aquí también un pequeño papel como matón, rajándole la nariz al protagonista. Este es Jack Nicholson, que junto a Faye Dunaway y John Huston bordan un trío de interpretaciones realmente geniales. El film cuenta a su vez con un estupendo guión de Robert Towne y una no menos impresionante fotografía, obra de John A. Alonzo.

Entre otros premios fue galardonada con el Oscar al Mejor guión, 4 Globos de Oro, incluyendo Mejor película – Drama y el premio del Círculo de críticos de Nueva York: Mejor actor (Nicholson). Recibió otras 10 nominaciones a los Oscar y tres más a los Globos de Oro.

Sinopsis: Un detective de Los Ángeles, recibe la visita de la mujer del jefe del Servicio de Aguas de la ciudad, para que siga a su marido y descubra una posible infidelidad. Durante la investigación halla que las aguas de la ciudad son enviadas a otro sitio mientras en ella hay sequía, y que la mujer que vino a verlo en realidad no era quien decía ser. Llegando la trama a su final con la muerte del jefe de dicho departamento y un enrevesado lío de familia en el que se verá involucrado el protagonista, con incesto incluido.

Jerrald King Goldsmith, más conocido como Jerry Goldsmith fue el encargado de componer la partitura musical de esta cinta. Goldsmith nació el 10 de Febrero de 1929 en Pasadena y murió en Beverly Hills en 2004. Estudió piano con Jakop Gimpel y Mario Castelnuovo-Tedesco, interesándose más tarde por la composición cinematográfica al recibir clases del maestro húngaro Miklós Rózsa en la Universidad del Sur de California, y más tarde por Alex North. Goldsmith es el compositor de música de cine por excelencia, aunando en su escritura lo mejor de la influencia de los grandes Rózsa y North, con un estilo propio muy marcado de increíble poderío orquestal y un uso magistral de los sintetizadores, mezclado con brillantez con los instrumentos de la orquesta.

Abre el maestro la obra con un tema principal, que será también el de amor, de bellísima melodía interpretada por la trompeta de Uan Rasey, entrando a continuación la cuerda de una manera ejemplar. Este es claramente influenciado por el jazz y resulta del todo adecuado para el film, metiéndonos ya de lleno en la historia.

Uno de los aciertos a la hora de la composición de esta película por parte de Jerry fue el no emplear mucha música, sólo dotando de ella cuando realmente hace falta, no apabullando las escenas de temas innecesarios.

Escribió un tema para el personaje de Noah Cross (Huston), de inquietantes sonoridades que refleja soberbiamente la personalidad del mismo. En él se inserta de forma muy coherente un pequeño motivo del tema central, que hace referencia a la hija de Noah. También incluyó un estupendo tema al piano de exquisitas pinceladas jazzisticas, que en cierto modo relaja la historia de manera intencionada.

Suena el tema de amor cuando se conocen la pareja protagonista (Nicholson y Dunaway), introducido en primera instancia por un toque de piano magistral, secundado no menos magistralmente por leves insinuaciones por parte de la trompeta y una cuerdas que se mantienen en suspensión, al igual que la carga sexual que desprenden los dos personajes. Se utilizará este tema como leitmotiv a lo largo del metraje, apareciendo en diversas ocasiones.

Usa Goldsmith música más atonal para las escenas en las que descubre los acontecimientos,( claramente influenciada por  North) jugándose en ello la vida, mediante el uso de la percusión pero no de la manera tradicional. Emplea toda clase de cosas a su alcance para dar esa sensación tan adecuada a las imágenes. Uno de estos ejemplos lo encontramos en la secuencia del niño a caballo, en la que dentro del uso de cuerdas misteriosas por parte del autor se entremezclan dichos motivos atonales.

Finaliza la composición con la incursión de nuevo del estupendo tema principal interpretado a la trompeta, que nos transporta casi sin quererlo a la época en la que se desarrolla la trama, todo ello acompañado de unas cuerdas geniales.

Una auténtica obra maestra del compositor norteamericano, que se mantiene por méritos propios como una de las mejores partituras jamás escritas para el cine.

Dentro de sus ediciones discográficas voy a recomendar la realizada por el sello Varése Sarabande en 1995, que incluía 12 maravillosos temas.

Me gusta(1)No me gusta(0)

Un comentario a Chinatown de Jerry Goldsmith.

  • david  dice:

    Magnífica critica, y muy bien comentada,de esta cumbre en la filmografía de Goldsmith, ya entonces a medio camino de su "corta carrera" (nos dejo pronto), ya demostró lo capaz que era en cualquier terreno,no se podría poner mejores acordes a esta obra maestra de cine negro-moderno, en el cual cada nota destila pasión y suspense por igual,ambienta el film como nadie, y es que cuando oyes la música de Jerry y cierras los ojos, puedes ver la película igualmente.Esa es la magia de Jerry.

    Me gusta(0)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>