1

El Clásico: Double Idemnity de Miklós Rózsa.

1944

Double Idemnity

Segunda película del compositor junto a Billy Wilder. Obra maestra indiscutible del séptimo arte, con un Wilder en estado de gracia. Magistral en todo sus aspectos, con guión de Raymond Chandler y el Propio Wilder, de los mas perfectos jamás escritos. Cine negro con mayúsculas, con una pasmosa perfección en la dirección, una genial fotografía a cargo de John F.Seitz, e interpretaciones memorables de Fred MacMurray (El apartamento, donde realiza otra estupenda interpretación, Camino de Oregón o El motine del Caine junto a Humprey Bogart entre muchas otras), Barbara Stanwyck (El extraño amor de Martha Ivers junto a Kirk Douglas, El hundimiento del Titanic y sus aportaciones a los dramas de Douglas Sirk), sin lugar a dudas en unas de sus mejores actuaciones, merecedora de una nominación de la academia. Y un, como siempre maravilloso, Edward G. Robinson (El premio, Los Diez Mandamientos, Cayo Largo, otra maravilla del cine negro, y un sin fin de estupendos títulos).

Una obra imprescindible del cine, con ese ambiente cargado y malsano de cine negro y el cual es redondo en todo los aspectos. La película se estrenó en 1944 recibiendo muy buenas críticas, esta fue una producción que costó un millón de dólares de la época y que fue recompensada con siete nominaciones de la Academia de Hollywood (Mejor Película, Director, Actriz principal, Guión, Fotografía, Sonido y Música).

Sinopsis:

Los Ángeles, un agente de seguros visita a unos clientes en relación a unos asuntos de su póliza. El marido no se encuentra en casa, pero es atendido por su esposa (femme fatale donde las haya), que lo hace esperar hasta que baja con insinuación por las escaleras. Él se quedará tremendamente prendado por ella aunque intenta disimularlo sin suerte. Al explicarle parte de sus clausulas descubre que en caso de que su marido fallezca recibiría una cuantiosa cantidad de dinero, y pronto la mente de la mujer se pone a cavilar y planea asesinar a su marido, convenciendo para ello al agente de seguros con la promesa de que después estarán juntos. El agente es arrastrado en esta empresa sin salida cayendo en las garras de esta mujer sin escrúpulos y viéndose más tarde abandonado por ella. Su situación se complica aún más cuando un investigador de la empresa de seguros entra en escena descubriendo todo lo acaecido.

*-20

Primera obra maestra dentro del cine negro de entre muchas otras del compositor. Ofreciéndonos un recital de música para subrayar los ambientes neblinosos y escabrosos de la trama y sumergirnos en una atmósfera, como ya hemos comentado antes, malsana de la que es muy difícil salir hasta para el propio espectador.

La partitura comienza con un tema principal de esos que dejan huella con una entrada de metales auténticamente soberbia, e introduciendo a continuación el principal motivo: una melodía repetitiva y obsesiva que te deja helado desde los primeros acordes, entrando primero las cuerdas y después toda la orquesta de manera exquisita.

Escuchamos acto seguido el tema de la femme fatale, dulce y delicado con toques de vientos muy adecuados, pero que van totalmente en contra de lo que es en realidad esta mujer. Es este un tema realmente excepcional con toques en las cuerdas marca de la casa de Miklós. A partir de ahí nos sumergirá en otros temas más estridentes y disonantes, avanzando el declive y caída de nuestro protagonista. Temas todos ellos perfectamente orquestados e interpretados, por Rózsa.

Inquietantes cuerdas acompañadas de toques susurrantes de metales se suceden en las escenas de la conspiración, derivando hacia variaciones del tema principal, con emergentes toques de tambor que poco a poco van subiendo el tono. Siguiendo después con sugerentes apuntes de oboes, volviendo a entremezclar otra vez el tema central con unas cuerdas estridentes, que van aumentando en intensidad hasta llegar a su clímax musical, acabado todo ello en una variante del tema de ella.

Finaliza el último tramo de la película con música de tono asfixiante, con variaciones del tema principal y otros temas tremendamente sugestivos que nos hacen pasar por la angustia que está sufriendo el protagonista y que no nos dan ni un respiro, puesto que no va a haber una resolución satisfactoria para él. Escuchamos solos de violín sumergidos en temas tremendamente dramáticos, dominados por el leitmotiv principal de hechuras impecables, llevándonos inexorablemente hacia el final trágico que todos nos esperábamos.

Esplendorosa partitura del maestro, en el que sería uno de sus géneros de más éxito, de una fuerza tremenda, y en la que se insinúan muchas más cosas de lo que se nos enseñan en pantalla. Hace mejorar todavía más si cabe la película y se ajusta a ella como si de un guante de seda se tratara. Cabe destacar que en 1981 Lawrence Kasdan realizó un remake del film con un trasfondo mucho más erótico con William Hurt y Kathleen Turner, para el que se intentó contratar a Miklós, que lo rechazó al considerar que las escenas de sexo eran tan explícitas que no sabía qué podía aportar su música. Finalmente fue contratado John Barry, que escribió una obra maravillosa y tremendamente bonita apoyada sobre todo en el saxo.

En relación a las ediciones en cd hay varias y muy buenas, pero ninguna completa por desgracia, de las que recomendaría las siguientes:

– Del sello Koch, con una ejecución impecable por parte de la New Zealand Symphony Orchestra dirigida por James Sedares. Incluye 26 minutos divididos en tres temas, junto a otros temas de The lost Weekend y The Killers.

– En la versión que Tadwlod regrabó del score completo de El Cid se incluye una suite en el tercer cd como bonustrack de ocho minutos, de sonido 10 y una fuerza esplendida, con Nic Raine al frente de la City of Prague Philarmonic Orchestra.

double idemnity

Me gusta(1)No me gusta(0)

Un comentario a El Clásico: Double Idemnity de Miklós Rózsa.

  • david  dice:

    Perfecta critica, para un clásico,como el que nos ocupa.
    Como siempre el mítico Rozsa nos regala música celestial, para el deleite de nuestros oídos.
    Animo y que sigan los análisis de las obras clásicas.

    Me gusta(0)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>