0

El Clásico: La Canción de Bernadette de Alfred Newman

 

Dentro de esta nueva sección, comentaremos partituras que se han convertido en clásicos indiscutibles de la música de cine, pudiendo ser scores antiguos o más modernos.

La Canción de Bernadette: Film realizado en 1943 por Henry King (realizador de entre otros títulos: Capitán de Castilla, La Colina del Adiós o Esta Tierra es Mía) e interpretado con maestría por una joven Jenifer Jones, estupendamente secundada por William Eythe, Charles Bickford, Vincent Price y Lee J.Cobb.

La cinta versa sobre los acontecimientos acaecidos en Lourdes (Francia), en los que la joven Bernadette, hija de una familia pobre y humilde al borde de la indigencia, aseguraba haber tenido apariciones de la Virgen María.

La música fue compuesta por el genial Alfred Newman, el cual consiguió aquí uno de sus nueve Oscar. Realizó para este film una auténtica obra maestra, basando la partitura en un maravilloso tema central, cargado de misticismo y al que imprimió el famoso toque Newman en la escritura de cuerdas, conociendo en este título su máxima expresión.

Sobre todo el compositor dedicó su score a arropar a la joven e inocente Bernadette, mediante melodías de un calado emocional impresionante, dignificando su persona. El misticismo que acompaña a esta composición tiene su punto culminante en la escena de la visión, en la que Newman introduce una magistral variación del tema central para coros, acompañados de penetrantes cuerdas, que hacen de la escena una auténtica joya.

Hay temas de contenido más fuerte y dramático, al igual que otros más oscuros. Cabe destacar la música que acompaña a la escena del milagro, con cuerdas punzantes en delicada suspensión que la hacen irrepetible. Introdujo a su vez un tema coral de sonoridades religiosas, que  había compuesto en 1939 para El Jorobado de Notre Dame, en escenas como la de la Inmaculada Concepción, quedando admirablemente bien.

Pese a no ser creyente, el maestro creó una magistral obra de contenido místico, que engrandeció las imágenes para las que fue compuesta, resultando ser una de las mejores partituras de la historia del cine, única e irrepetible, en la que dio una lección de cómo musicalizar una película.

Acabo esta reseña recomendando dos estupendas ediciones en disco compacto de este genial trabajo. En primer lugar la  edición que sacó en 1999 Varése Sarabande, conteniendo la  partitura completa original en dos discos y un libreto cargado de anécdotas sobre el film y su música. Del mismo modo la versión de Tsunami  incluía el score original completo, aunque teniendo seis minutos más de duración al introducir temas alternativos.

Me gusta(2)No me gusta(0)

Deja un comentario

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>